AutorArsenio Coto

HomeArtículos enviados por Arsenio Coto (:-( 2)

Ser diseñador web

Soy diseñador web. En serio, no lo digo por impresionar. Somos una especie exótica. Pasamos las mismas horas que el resto de diseñadores delante del ordenador, nos gustan las cosas bonitas y a veces nos sentimos un poco solos cuando otros diseñadores cercanos no nos comprenden o cuando percibimos su impotencia al pedirles ayuda con una nueva web.

En la selva de los creativos se encontrará usted con dos tipos de especies. No son fáciles de fotografiar porque pasan bastante tiempo escondidos en sus madrigueras, se dice que pueden gruñir un poco cuando ven invadida su actividad cotidiana por visitas repentinas pero son en general gente entrañable y cercana al salir al mundo exterior. Sin más dilación, los presentamos:

  • El diseñador analógico, especialista en papel. Con un papel de textura agradable y utilizando algunas tintas especiales puede hacer de unas tarjetas de visita de empresa una experiencia sensorial. Aunque vive conectado a su iPad e iPhone siente que la web no es para él y mira con cierto desdén a los diseñadores web, que son un poco freaks. Montañas de publicaciones bonitas pueblan su mesa de trabajo y las estanterías de su librería. Aunque las compró en un impulso de conexión creativa todavía no ha conseguido encontrar algo de tiempo libre para leerlas, si es que dicen algo interesante.
  • El diseñador digital, especialista en pantallas. No disimula su admiración por los trabajos de la especie tradicional, aunque hace tiempo que ya no compra, todo está en Internet. No lo dice, pero se siente desplazado. Piensa aquello de «antes era como vosotros» pero el entorno le llevado a una especialización de la que es difícil salir. Al igual que la evolución de la especie hizo que las jirafas fueran alargando su cuello para llegar a copas más altas de los árboles el ha tenido que digitalizarse porque a ras de suelo hay poca comida y un poco de hostilidad. Vive delante de una pantalla (o varias, a veces a la vez), y no disimula su emoción desbordante ante una web que no sigue las reglas reticulares o que cuenta con algún efecto  javascript elegante.

Mundos diferentes pero, sin duda, los unos disfrutan de la compañía de los otros. Se pueden percibir reflejos del comportamiento de miembros de una especie en la otra. Al caer el día es posible toparse con ellos compartiendo música y ambiente en bares de aspecto descuidado pero milimétricamente diseñados.

Los tiempos cambian, y dentro de esa tendencia globalizadora cada vez es más común encontrar diseñadores web analógicos y diseñadores clásicos digitales. Al primer tipo queremos dedicar esta entrada. Es frecuente que cada vez más colegas sientan curiosidad por el diseño web o el diseño de aplicaciones. Y la pregunta que más se hace es:

¿Cómo se diseña una web?

Con un poco de formación y paciencia es posible convertirse en diseñador web auténtico. Es normal experimentar algunos miedos al principio, pero queremos ayudarte a hacerlos desaparecer deshaciendo algunos mitos.

Diseñar una web no es «hacer una web»

Seguro que te suenan algunos conceptos espaciales como HTML, CSS, PHP, Javascript. Algunos posiblemente hayan formado parte de tus pesadillas de estudiante. Pues hay una buena noticia, la inmensa mayoría de los diseñadores no tienen que trabajar programando ni maquetando webs en su vida diaria. Es parte de la rutina del desarrollador (una especie diferente, entrañable y a veces un poco huraña, aunque digna de admiración) y sin duda hará un gran trabajo que te ahorrará tiempo y dinero.

Sin embargo, no pienses que esa formación no sirve para nada. Intuir que una animación o un efecto en el diseño de una web puede ser un javascript o que un line-height te puede ayudar a aumentar el interlineado pueden ser muy útiles a la hora de diseñar. Además el desarrollador con el que trabajes se sentirá un poco más comprendido. Y hay que cuidarle.

Disfruta de la web

Este requisito es indispensable. Sólo se puede trabajar en lo que se disfruta. Y la web, que tiene las cosas buenas del diseño gráfico y de la interacción digital son un entorno estupendo para disfrutar.

Hoy en día se pueden hacer cosas estupendas. Y los diseñadores astronautas pasamos mucho tiempo inspirándonos en nuestra nave espacial en páginas como esta.

Muy pronto podrás hacer trabajos de calidad como esos. No te desanimes.

Retícula, retícula, retícula

Si las retículas se llevan bien con el diseño tradicional, en diseño web las retículas (grid) son todavía más importantes, ya que pueden ser una gran herramienta para simplificar nuestros esfuerzos en diseño y desarrollo. Son algo así como el cuadro de mandos de nuestra nave.

Desde hace años se han popularizado algunos sistemas de retículas de los que el más popular hoy es sin duda Bootstrap. En esencia es un sistema compuesto por una retícula que divide el espacio de diseño en 12 columnas, cada una de ellas con un margen izquierdo y otro derecho, sobre las que se disponen los elementos de nuestro diseño.

Puedes descargar un kit de plantillas en PSD en este enlace:

.

Diseño responsivo

Con la constante evolución de la tecnología y las conexiones móviles cada vez es más habitual utilizar el teléfono o la tablet como un dispositivo más de navegación. Al principio de los tiempos lo común era planificar una versión de escritorio (para el ordenador) y otra versión móvil. Al acceder a la web un código determinaba desde dónde nos conectábamos y nos remitía automáticamente a una de las dos versiones de la web.

Hoy hablamos menos de versiones y más de diseño responsivo. Response singnifica “respuesta” y precisamente eso es lo que hace la web. Si, por ejemplo, tomas la ventana del navegador y haces más pequeña la ventana de esta web verás como los elementos cambian su disposición para mantener una visualización óptima sin que tengas que perder legibilidad ni contenidos. El diseño responsivo hace disminuir notablemente el porcentaje de gruñidos del usuario de la web y desciende los niveles de tasa de rebote de nuestro sitio. Pero esta es otra historia.

En la teoría el sistema determina el ancho de nuestro navegador, o nuestro dispositivo de conexión, y en función de ello determina que utilicemos una hoja de estilo (CSS) u otra. Como regla general se utilizan 3, con esta distribución.

¿Qué significa esto para nosotros? Simplemente que una vez que hayamos diseñado la primera versión de la web, tendremos que hacer dos diseños más, con dos resoluciones diferentes (¿todavía no has descargado las plantillas?). La parte técnica, como siempre, para nuestro desarrollador.

Programas de diseño web

Durante muchos años el programa más popular de diseño web fue Macromedia Fireworks. Aunque todavía se utiliza en países como España, donde somos así de hypsters, la mayoría de los diseñadores de bien utiliza Adobe Photoshop. Cada nueva versión del programa ofrece más herramientas que facilitan el diseño web desde una aplicación que originalmente se pensó para el retoque fotográfico. El requisito básico de Photoshop es el orden. Si puedes organizar todo en carpetas, no será fácil perderse.

Seguramente tengas acceso a programas como Adobe InDesign o Adobe Illustrator. Son programas muy útiles, pero no están pensados para web. La gestión de los píxeles en Illustrator es pésima y las posibilidades de InDesign son demasiado limitadas para nuestros fines. Cada vez hay más aplicaciones creadas por desarrolladores independientes con mejor pinta. Un ejemplo de ello podría ser Sketch, merece la pena echarle un vistazo.

Si aspiras a trabajar como diseñador por cuenta ajena, la apuesta más clara es Photoshop. Un poco más complicado al principio, y muy útil después.

Si has llegado hasta aquí es que todavía te han quedado ganas de convertirte en diseñador digital. Esperamos haber podido ayudaros. Y si no, cuando necesites a uno, ya sabes dónde estamos 😉

Seguir leyendo

4 fuentes de ingresos para tu web que debes conocer

En nuestro último artículo hablábamos de la calidad como cimiento para construir una web monetizable. Sin duda nuestro público son nuestros clientes. Si creamos contenidos o llamadas a la atención de los usuarios clicables podemos llegar a obtener un buen número de visitas, pero si después los contenidos no consiguen estar a la altura esas visitas no volverán. Un visitante fiel será también nuestro mejor comercial, hablará de nosotros, nos compartirá en redes y volverá a visitarnos en otras ocasiones.

En la medida en que nuestra web vaya creciendo en contenidos y público podremos ir analizando cuáles son los artículos con mejor rendimiento o aquellos que hacen que el público abandone nuestra web casi sin poner los dos pies dentro de la página. En un artículo posterior os hablaremos de las mejores herramientas para analizar tu público y tus visitas.

¿Cuántas visitas necesito para empezar a rentabilizar mi trabajo?

Aunque se trata de algo muy relativo, sentimos decir que muchas. En este artículo de la web desarrolloweb se dan algunas orientaciones a la consulta de un usuario:

yo creo que con 30.000 visitantes mensuales podrías empezar a sacar lo suficiente para los gastos de hosting y alguna cosita más. Con 100.000 podrías empezar a disfrutar de un sobresueldo básico. Con 500.000 visitantes mensuales podrías empezar a sacar lo suficiente para vivir de ello

Aunque ahora mismo te parezca algo muy distante, es importante que no te desanimes. Te aconsejamos que fijes tu objetivo más en crear un proyecto sólido con contenidos de calidad y con el tiempo las visitas irán llegando solas. No olvides tampoco que esto es una carrera de fondo, y llegar a un número bueno de usuarios puede suponer meses o incluso uno o dos años en función del contenido. Puede que nunca llegues a conseguir un número de visitas que realmente te permita monetizar tu web, pero recuerda: quien no arriesga, no gana.

Las fuentes de ingresos más habituales para tu web

  • Google Adsense. Sin duda la plataforma más extendida a nivel internacional. Te permite reservar espacios en tu web orientados a la inserción de banners publicitarios que Google seleccionará automáticamente para buscar el mayor CTR (Tasa de conversión o número de clics) en función de la temática de tu web y otras variables. Cada vez que un usuario haga clic en uno de esos anuncios Google sumará entre 1 céntimo y 5 euros a tu cuenta de ingresos, variando la cuantía en función de la puja del anunciante. La ubicación de los anuncios en tu web es clave para el numero de clics. Reconocerás los anuncios de Google por la marca que puedes ver en la esquina superior.
  • Artículos patrocinados. Con el tiempo, al mismo que tiempo que tu web vaya ganando en visitas se convertirá en un lugar interesante para los anunciantes. Si por ejemplo tienen un blog de moda, no sería extraño que en algún momento una marca pueda estar interesada en que pruebes alguna de sus prendas o que esté interesada en que dediques una entrada (remunerada) en tu blog a lo que hacen. Esas publicaciones representan tu marca personal y el público no pasará por alto que te vendas a una marca o producto que no cumple con tus varemos de calidad.
  • Venta de materiales. Si tienes una web orientada a servicios profesionales y ya cuentas con cierta reputación puede ser una buena idea crear guías, plantillas o recursos profesionales que tus usuarios puedan adquirir por un módico precio.
  • Canal en Youtube. Aunque no está vinculado directamente a la web, Youtube es una de esos recursos que muchas veces infrautilizamos. La realización de pequeños videotutoriales, demostraciones o vídeos con tu sello personal pueden ser una buena fuente de ingresos gracias a la publicidad que este servicio permite insertar en las visualizaciones. Los pagos se realizan por medio de Google Adsense. Las marcas amarillas en la línea de tiempo indican la inserción de anuncios en los vídeos de Youtube.

 

Este artículo es sólo una pequeña introducción al mundo de las web como fuente de ingresos, pero sin duda es un buen empujón para comenzar a trabajar. Ante todo te deseamos mucho ánimo y ¡manos a la obra!

Amodo es una empresa dedicada al diseño web y posicionamiento web en Asturias y a través de este blog queremos compartir nuestra experiencia, así que no dudes en formular tus dudas en los comentarios y estaremos encantados de poder ayudarte.

Seguir leyendo

Primeros pasos para la obtención de ingresos con tu web

Internet es muy grande, pero si tuviéramos que dibujar una taxonomía básica de sus contenidos podríamos hablar sencillamente de dos tipos de páginas web: las que venden algo y las que no venden nada (o eso es lo que parece). Dentro del primer tipo, de las que promocionan la venta de bienes o servicios, estarían AmazoneBay o esta misma web en la que nos lees. Dentro del segundo tipo, las denominadas webs de contenidos, podríamos citar páginas como ApplesferaThe Guardian o una página de recursos gráficos gratuitos como Freebiesbug.

Mientras el modelo de negocio de las páginas orientadas a la venta de productos o servicios online se centra en los ingresos derivados de la venta de estos, las páginas de contenidos utilizan otro tipo de estrategias para la obtención de beneficios. Es lo que se conoce generalmente como «Marketing de Contenidos». Algunas páginas, como las que hemos citado en el segundo grupo consiguen generar ingresos suficientes a sus creadores como para vivir de los beneficios que les generan. No esa un camino fácil pero sí posible. Si estás pensando en empezar a dar rendimiento económico a tu web, este es el tipo de web que te interesa.

Está claro que para que un negocio sea viable es necesario que tenga clientes, y los clientes de una web son sus lectores. Como en cualquier negocio hay clientes fieles y clientes ocasionales. Sea como sea, los clientes son fundamentales y ellos deberían ser el centro de todas las acciones que haces. A continuación te voy a dar algunos consejos que pueden hacer de tu web un sitio relevante para tus visitas. Si has investigado un poco antes de llegar a este artículo te darás cuenta de que no se trata de nada nuevo, pero sin duda este es el único método para llegar a un público de calidad.

Calidad primero; público e ingresos después

  • Sé paciente. Lo habrás oído miles de veces pero sí: «Zamora no se hizo en una hora». El plazo que puede transcurrir hasta que veas el primer euro en tu cuenta en una web media puede ser de 6 meses en adelante.
  • Conéctate a tu área de mercado. Si de verdad te gusta aquello de lo que vas a hablar será mucho más fácil estar al día de lo que acontece en tu especialidad. Investiga, lee y crea un buen directorio de favoritos para estar al día de las últimas noticias del sector. Desde tablet o móvil aplicaciones como Pulse para tener organizadas tus fuentes o Pocket para guardar tus artículos favoritos pueden ser perfectos aliados. Haz que esta tarea sea parte de tu rutina habitual.
  • Crea contenidos de calidad. Si quieres que tu web se distinga por lo que tus visitantes pueden encontrar en ella, trabaja para que tus artículos sean realmente buenos. Un buen título y un poco de difusión en redes sociales pueden ayudarte a llevar público a tu web, pero si los contenidos defraudan, esos lectores no volverán. Ponte en su lugar y piensa cómo debería ser tu web para que alguien como tú se convirtiera en un visitante asiduo de ella.
  • Crea contenidos originales. El usuario medio de la red sabe perfectamente cómo llegar a la información que busca. Si tu web no es más que un lugar donde se replican contenidos de otras webs te convertirás en una página prescindible para tus lectores. Contar las noticias a tu manera es una buena forma de conectar con el público, pero este recurso no es más que un apoyo. Aprovecha tus conocimientos en la materia para generar nuevos contenidos. Si algún día no tienes mucho tiempo, la creación de contenidos transversales como listados del tipo de «Los 10 diseños de menús de restaurante más atractivos de 2014» puede ser un buen mecanismo para atraer a tus lectores.
  • Marca el ritmo. Es importante que antes de empezar a trabajar en tu web de contenidos tengas claro cuánto tiempo quieres y puedes dedicar a ella. Al principio es fácil dejarse llevar por la emoción del momento y empezar a generar contenidos sin control. Sin embargo, la efusividad inicial siempre se pasa, y si acostumbras a tu público a ver tres publicaciones a la semana, pasar a una quincenal puede hacer que el visitante más asiduo se canse de entrar y no encontrar nada nuevo y finalmente te abandone. La frecuencia óptima de publicación es de unas tres veces a la semana. Nunca menos de una. Matemáticas simples: a más publicaciones, más visitas.
  • Divide y vencerás. Los grandes proyectos son mucho más potentes en equipo. Si conoces a alguien que comparta tu pasión, invítale a formar parte de tu proyecto. Un poco de terapia de vez en cuando y la lluvia de ideas pueden multiplicar la eficacia de tu web por un índice mucho mayor que leer artículos repetitivos como este.

Sigue estos pasos y te aseguro que las visitas lloverán en tu web. El número de competidores, el nivel del público en la materia y tu buen hacer son factores determinantes en la medida del éxito de tu página. El público no es tonto. No hagas de tu web un sitio donde tú mismo no entrarías.

Quizá esperabas encontrar información más concreta en estas líneas pero créeme, estos principios orientados a aumentar el número de visitantes en tu web son el pilar fundamental que puede llevarte a que tu web genere los beneficios que buscabas. En nuestro próximo artículo te contamos cómo dar el siguiente paso e introducir los recursos para ganar dinero con tu página web.

Seguir leyendo

Las mejores herramientas lingüísticas gratuitas de la red

Hablamos de estilo en nuestra última entrada, pero si hay algo que percibimos antes que nada en muchos de los textos que llegan a nuestro estudio de diseño en Asturias es su ortografía. Y decimos en Asturias, porque al diseño hecho en Asturias queremos dedicar en especial el contenido de este post. En tanto que community managers, gestores tanto de blogs como de contenidos en redes sociales como Facebook o Twitter nuestra labor va mucho más allá que el simple volcado de textos. A menudo en los textos que nos proporcionan nuestros clientes —para el diseño de sus webs y publicaciones— nos encontramos desde expresiones mal empleadas a abusos indiscriminados de signos de puntuación (o todo lo contrario) y la ausencia de acentos gráficos (porque en tipografía aquello que se conoce como «tilde» es el signo distintivo de nuestra «ñ»). Un buen conocimiento de ortografía y gramática pueden marcar la diferencia en nuestro servicio.

Como filólogo, mi consejo no puede ser otro que animarte a tomar un tiempo para conocer las reglas ortográficas básicas del idioma y sobre todo a leer mucho, porque también leyendo aprendemos a escribir.

Es común y bueno ¿porqué no? que las dudas nos asalten ante un texto. Por suerte existen herramientas lingüísticas de uso gratuito que pueden ayudarnos a la hora de elaborar los textos de las creatividades de un estudio de diseño:

  • DRAE (Diccionario de la Real Academia Española). De consulta indispensable para entender el significado de una palabra o su correcta ortografía. Al no ser un diccionario de uso en ocasiones tendremos que indagar un poco más para entender las definiciones. Con un poco de fe Google puede hacer su función.
  • DIRAE (Diccionario Inverso de la Real Academia Española). Herramienta muy práctica para buscar la manera de nombrar un concepto a partir de alguna de las palabras contenidas en su definición.
  • Fundéu BBVA (Fundación del Español Urgente). ¿Se escribe «medioambiente» o «medio ambiente»? ¿«Imprimido» o «impreso»? La colección de artículos de este proyecto lo convierte en una herramienta indispensable para curiosos del idioma. Por cierto, de las anteriores, todas las opciones son válidas.
  • DALLA (Diccionariu de la Academia de la LLingua Asturiana). Como estudio de diseño en Asturias tenemos la suerte de trabajar mucho con nuestra lengua. El diccionario es fundamental.
  • Eslema Traductor y Corpus de la Llingua Asturiana. Se trata de una gran herramienta lingüística para los hablantes asturianos. Permite desde la traducción de textos entre asturiano y castellano a la búsqueda de equivalencias o de expresiones en su corpus (colección de textos).
  • Google Translator. Herramienta práctica que puede servirnos de ayuda, sobretodo en la traducción inversa, es decir en textos de una lengua extranjera a la nuestra. Para traducción de textos a otros idiomas lo mejor es contar con los servicios de un traductor profesional. Por cierto que disponemos de alguno en el equipo.
  • WordReference. Las dudas sobre la forma correcta de expresar una idea o frase en inglés o francés siempre tienen respuesta en esta página. Un equipo muy grande de colaboradores hacen posible que sea uno de los lugares de referencia lingüística más importantes de la red.
  • Linguee. Corpus lingüístico bilingüe, con unos cuantos pares de idiomas, donde además de poder encontrar la equivalencia semántica de una palabra en otro idioma podemos verla funcionando en un ejemplo real extraído de algún artículo de la red.

Esperamos que estas herramientas sean tan útiles para vosotros como lo son para nosotros. Si conoces alguna más que no hayamos mencionado te invitamos a compartirla con nosotros en los comentarios.

Seguir leyendo

La magia de crear mensajes publicitarios

Durante nuestro proceso de formación como diseñadores nos enseñan a crear publicidad, a escuchar las necesidades del cliente y transformar el briefing en una realidad gráfica que sea reflejo de sus objetivos y de los anhelos del cliente.

Sin embargo, la vida en un estudio de diseño no se limita —por lo general— a volcar textos e imágenes en carteles, folletos y publicaciones. De esta manera, el briefing inicial suele ser una parte del proceso de trabajo que consiste en traducir al lenguaje del estudio las ideas que el cliente nos ha trasmitido en esa primera cita. Lo mismo ocurre cuando en una fase posterior el cliente nos proporciona esos materiales (casi) finales que formarán parte del diseño final, como imágenes y textos. Ahora te explico.

La importancia de decir bien las cosas

Aunque en algunas empresas se considera que los textos proporcionados por el cliente son el material con el que se trabaja, no podemos dar por hecho que los textos que el cliente facilita hayan sido revisados por un especialista y en ocasiones constituyen más una declaración de intenciones que un mensaje sólido. Siempre —consultándolo antes con el cliente—  nos sentimos llamados a revisar esa información desde la mirada del publicista,  tratando de empatizar con el destinatario, impregnarnos del mensaje y del objeto y percibir si nos sentimos seducidos por él.

El ejemplo más claro del texto comercial fallido es el de aquel que cuenta las características del producto pero no cómo ese producto puede cambiar y mejorar la vida de su posible comprador. Igualito al prospecto de una medicina. Por suerte este tipo de texto se encuentra cada vez menos presente en los anuncios o textos publicitarios que vemos cada día. Podemos contar un montón de beneficios de nuestro producto, la historia de su concepción y la tecnología que emplea, pero si no despertamos la emotividad del público no, si no conseguimos enamorar al consumidor, no venderemos ni uno sólo de lo que quiera que hayamos inventado.

Para hacer un buen anuncio necesitamos un poco de literatura y un poco de lingüística. La combinación ideal de emoción y lógica siempre da buenos resultados.

Lingüística, la ciencia del lenguaje

La lingüística lleva décadas estudiando el modo en que nos comunicamos desde un punto de vista generativo. Algunas pistas muy simples para crear buenos anuncios lingüísticamente podrían ser:

  • Utiliza frases cortas. Si puedes contar lo mismo —sin perder elegancia— en 5 palabras no lo hagas en 10. El tiempo es oro para nuestro lector.
  • Las oraciones simples funcionan mejor que las complejas. Si nuestro texto va orientado a cartelería o a un anuncio muchas veces el lector aterrizará en nuestra historia de casualidad y con cierto escepticismo/desgana. A diferencia de un libro en cuya lectura nos encontramos inmersos, las oraciones complejas, subordinadas, son más difíciles de entender cuando prestamos poco interés por lo que estamos leyendo. En el lenguaje oral se utilizan mucho menos que en el escrito, quizá porque la frase corta es más eficaz en la comunicación directa al concentrar nuestra atención más en el contenido que en desentrañar la estructura del mensaje. Si no se lo ponemos fácil al lector, nos abandonará.
  • Da ritmo a tu publicación. Haz que se note que la historia que cuentas forma parte del mismo texto. Es lo que se conoce como coherencia lineal. Enlaza ideas sin saltar brutamente de una a otra. Una extensión de las oraciones más o menos continua puede servir de gran ayuda. Pero lo idéntico se hace monótono. Rompe también el ritmo con alguna más larga. Todo funciona como una buena canción.
  • Jerarquiza la información. Organiza el texto de manera que la información más relevante se encuentre al comienzo del texto. A medida que el texto avanza podremos ir desarrollando ideas secundarias. Distintos tamaños de texto, encabezados y resaltes pueden hacer que el texto sea mucho más apetecible a la vista. Realizar una lista de ideas puede ser un buen método para decidir en cuáles centrar información primero y en cuáles después.
  • Focaliza el contenido. Mantén el interés jugando con la estructura de la frase para que el foco se encuentre en el lugar destacado de la frase (generalmente al principio). Esto es especialmente importante en eslóganes y destacados. La negrita puede ser un buen recurso, especialmente en textos digitales, sonde además de resaltar datos nos permite romper la monotonía del texto plano.
  • Escribe, revisa y reescribe. Nadie compone un  buen texto a la primera. La importancia está en el resultado final. Puedes comenzar con un texto muy malo pero terminar con algo realmente brillante. Incluso si piensas que en la primera versión lo has clavado vuelve a revisar y obtendrás algo verdaderamente fantástico. Dejar los textos en reposo unas horas o un par de días puede ser de gran ayuda para percibir esos pequeños agujeros de estilo.

Literatura, el alma del mensaje

La literatura es una de las 7 artes clásicas. Y el arte es «la actividad humana dedicada a la creación de cosas bellas» (María Moliner). Tener un estilo personal, cierta emotividad bien dosificada y saber adaptarse a cada contexto es importante. Si no es tu caso, no desesperes: cuanto más leas y escribas más cómodo te sentirás delante del teclado y podrás ver de una manera más clara como dar el toque mágico que esos textos necesitan. Un texto publicitario es una comunicación con un destinatario que no conocemos. La base no es muy diferente de acercarnos a esa persona por la que sentimos atracción y a la que necesitamos acercarnos para decirle algo. En publicidad queremos que esa persona sea el lector:

Disculpa, pero creo que no nos han presentado todavía

  • Empatiza con el lector. Ponte en su lugar y trata de sentir lo mismo que él cuando lee el mensaje.
  • Apela al lector. Trata de mantener un diálogo con el lector y sus pensamientos. Trátale de «tú» o de «usted», la personalización y humanización del mensaje recorta distancias con la mente de nuestro destinatario.
  • Utiliza los sentimientos y las sensaciones. Hace mucho que has perdido la cuenta de las veces que has llorado, reído o enamorado. Utiliza toda esa experiencia en los textos que compongas para crear mensajes llenos de vida. La humanización de una marca crea fans incondicionales. Es el secreto de marcas como Apple, que ha conseguido crear anuncios que además de convencer emocionan, como su última campaña dedicada a Whitman.

Esperamos que alguna de estas pistas os ayude en vuestra creación y os animamos a compartir con nosotros consejos y opiniones que os ayuden en vuestro día a día como creadores de textos publicitarios.

Seguir leyendo

Cómo marcamos la diferencia en nuestro estudio de diseño

En Asturias y en el resto de España: el diseño está de moda. Cada día son más las empresas pequeñas, incluso individuales, que se preocupan por transmitir una buena imagen a sus clientes. Y es que, como consumidores que somos, conocemos la importancia que tiene el diseño en nuestras decisiones de compra y cómo un buen diseño puede justificar una buena elección de compra ante un producto con un precio más elevado de una marca que quizá antes no hayamos consumido.

Como es lógico, al aumentar la demanda de diseño, cada día son más los estudios de diseño y las agencias de comunicación existentes en Asturias. Como mínimo una vez al mes conocemos la creación de un nuevo estudio de diseño. Y como es lógico unos consiguen salir adelante y otros no. Cuando uno escucha que un estudio está a punto de finalizar su actividad es inevitable tratar de pensar qué es lo que ha podido pasar. Y también sentirse agradecido porque otros tengamos la suerte de seguir ahí. Y por eso hoy queremos compartir alguna de las cosas que nos han ayudado a sobrevivir en estos tiempos difíciles. Aunque parecen cosas evidentes, no son tan habituales como parecen.

  • Trata a los clientes como seres humanos. Los clientes representan a su empresa pero antes que eso son personas como nosotros, con ideales, sueños e ilusiones. Para nosotros es una premisa fundamental conocer a los clientes de manera personal y cultivar la confianza desde el primer momento. Cuanto mayor es la cercanía profesional y confianza con nuestros clientes mejores son los resultados que conseguimos en nuestros proyectos.
  • Haz cada proyecto como si su éxito fuera el de tu empresa. Nuestra meta no está ganar dinero, sino en que lo ganen las empresas para las que trabajamos o en que refuercen su imagen de marca. Sólo así conseguiremos hacer felices a nuestros clientes. Somos un producto y debemos cumplir sus expectativas. Su felicidad es la nuestra y al final habremos hecho un buen trabajo, que estará lógicamente recompensado económicamente.
  • Ofrece lo que el cliente necesita. Cada cliente tiene unas necesidades específicas. Con el tiempo la experiencia y conocimientos ayudan a tener algunas intuiciones sobre qué cosas pueden funcionar o no en un proyecto. Como profesionales nuestra obligación es aconsejar al cliente cuando una inversión en diseño, publicidad o marketing de redes sociales pueda estar muy por encima del retorno de inversión que pueda proporcionar o cuando creamos que una acción determinada pueda alejarse de sus objetivos. Si no lo hiciéramos estaríamos faltando nuestra honradez y a nuestros clientes. Si lo hacemos estamos fidelizando. Un cliente fiel vale más que un proyecto con un presupuesto alto. Comprobado.
  • El cliente siempre tiene la razón. Lo que puede parecer une lema del siglo pasado sigue estando hoy más vigente de lo que podríamos imaginar. En ocasiones los proyectos o la relación con el cliente pueden complicarse. Sé amable, piensa siempre que el cliente ha dado el paso de confiar en ti y en tu empresa. Debemos evitar a toda costa discutir con el cliente o crear una situación tensa. En ocasiones puede tratarse de un fallo de comunicación. En otros casos no olvidemos que un proyecto es una relación entre dos partes y nosotros también tenemos capacidad para decidir cuando no somos el compañero de viaje que el cliente necesita. Posibles crisis pueden solucionarse de una manera pacífica que siempre hablará en beneficio de ambas partes.
  • Presupuesta como un profesional. Un presupuesto es un documento muy importante donde además del coste del proyecto debemos reflejar todas las necesidades expuestas por el cliente en su briefing inicial y desglosar todo el trabajo que llevaremos a cabo y las condiciones del mismo. El cliente podrá constatar que hemos comprendido lo que nos ha transmitido y que puede brindar protección a las dos partes en caso de conflicto. Por supuesto siempre firmado por ambas partes.

La suerte es de alguna manera un ingrediente fundamental, pero si valoras a tus clientes como se merecen y trabajas cada día dando lo mejor de ti mismo tu empresa tiene los requisitos para ser un caso de éxito.

Seguir leyendo

El SEM merece la pena (o como pagar por salir en Google)

Cada negocio es un mundo pero sin duda estar en Internet puede ayudarnos a llegar a un grupo cada día mayor de clientes que creen en la red como un primer paso en la criba del proceso de compra. Hablábamos en una de nuestras entradas anteriores de cómo la ausencia de presencia de una marca en Internet puede transmitirnos cierta desconfianza y por el contrario su presencia puede ayudarnos a conocer un poco más sobre lo que buscamos y ser uno de los puntos determinantes del proceso de compra.

Estar en Internet es importante, pero más aún lo es que nuestros clientes e interesados puedan encontrarnos a través de Google, Bing o Yahoo. Como usuarios de estos buscadores y en especial de Google sabemos que cuando realizamos una búsqueda se nos devuelve un listado de resultados distribuidos en páginas de 10 en 10. Según las estadísticas aproximadamente el 80% de los usuarios hacen clic en los tres primeros resultados de búsqueda y tan sólo un 10% de los usuarios llega a la segunda página de resultados.

La clave para ser los primeros en los resultados de búsqueda

No se puede hablar de posicionamiento web sin hablar de SEO y SEM. Si no estamos familiarizados con el concepto de SEO (Search Engine Optimization), el SEM es una opción muy interesante.

¿Qué es el SEM?

El SEM (Search Engine Marketing) es una técnica que consiste en pagar (simplificando) por tener un puesto de favor entre los resultados patrocinados de Google.

anuncios-google-32
Si hablamos de SEM tenemos que mencionar una serie de ventajas y desventajas:

Ventajas del SEM

  • Inmediatez. A diferencia del SEO que puede requerir semanas y meses, con el SEM podemos comenzar a ver resultados en cuento creemos nuestra primera campaña.
  • Posicionamiento de pago. Nuestros anuncios aparecerán en los apartados patrocinados de Google, con una tasa de clic más alta de lo que podríamos pensar en un primer momento.
  • Público objetivo. El SEM nos permite enfocar campañas geográficamente, por ejemplo sólo Asturias y que nuestros anuncios aparezcan sólo en las franjas horarias que especifiquemos.

Desventajas

  • No hay posicionamiento orgánico. El hecho de que mientras dure nuestra campaña aparezcamos entre los primeros resultados de búsqueda no implica que mejore nuestro posicionamiento orgánico. Es decir, si nuestra web aparece en la quinta página de resultados de Google, al finalizar la campaña, ahí seguirá, pese a que los anuncios patrocinados aparezcan en cabeza.
  • Cuesta dinero. Aunque más que un gasto es una inversión, al principio esta técnica puede conllevar más gasto que beneficio si estamos empezando a trabajar con ella. Nuestro consejo es que una empresa especializada gestione vuestra campaña. Bien gestionada, vuestra campaña puede multiplicar resultados con un coste más bajo y una mayor visibilidad.

¿Cómo se crea una campaña de SEM?

Google dispone de una plataforma llamada Google Adwords desde la que cualquiera puede registrarse y crear una campaña. A través de una serie de pasos nos asistirá en la creación de nuestra primera campaña. Una campaña se compone a su vez de un grupo de anuncios (el texto que se muestra en la hoja de resultados de búsqueda) y un listado de palabras clave (las que el usuario introduce para llegar a nosotros).

Acertar con el mensaje y las palabras clave pueden hacer de una campaña SEM un verdadero caso de éxito. Por contra, y aunque nosotros establecemos el límite de gasto, una campaña mal enfocada puede ser un derroche de tiempo y dinero.

En Asturias se utiliza «pagar la pena» como equivalente al español «valer la pena». Algunos de nuestros clientes llegan entusiasmados con la idea de crear una web para su sitio, pero consideran el SEM un gasto supérfluo e innecesario. Nuestra experiencia nos está revelando como páginas más sencillas con una buena inversión SEO/SEM tienen unos resultados que multiplican en más de 10 veces el éxito de una web. La ausencia de estrategias de Marketing de posicionamiento hace que nuestras páginas tengan una tasa de visitas que puede no llegar a una media de 10 diarias de las que prácticamente la totalidad llega de parte de personas que buscan expresamente nuestra empresa. En muchos casos podríamos considerar este hecho como un fracaso de la inversión realizada para tener presencia en la red.

Según el tipo de negocio que tengamos y la estructura de nuestra página puede ser más interesante para nosotros una estrategia de Marketing de buscadores u otra, pero lo recomendable es SEO y SEM sean buenos amigos para conseguir resultados óptimos.

Desde Amodo os animamos a probar Google Adwords como método de promoción de vuestra web si no goza de los resultados que esperábais. Si tenéis dudas, no dudéis en consultarnos.

Seguir leyendo

Cómo dirigir los contenidos a nuestro público objetivo

La creación de contenidos de nuestra página es un paso que viene después de hacer el árbol de contenidos de la web. En este tiempo nos hemos encontrado con que muchas de las empresas que hacen páginas web en Asturias y posiblemente fuera se preocupan por la parte que correspondiente al diseño gráfico de la misma más que por otros aspectos como puede ser la buena estructura de contenidos y navegabilidad de la página. Sin embargo, un proyecto que no cuida cada uno de los aspectos esenciales es un trabajo a medias. Sin navegabilidad las visitas serán breves y fallidas; sin unos contenidos adecuados veremos afectado el número de visitas que llegan a nuestra página de forma natural. Y precisamente de contenidos vamos a hablar hoy.

¿Qué poner en mi página web?

Es seguro una de las primeras preguntas que nos hacemos, pero es importante que la acompañemos de otra igual de trascendente: ¿Cuál es mi público objetivo? A partir de aquí podríamos decir que existen dos tipos de páginas: las que están dirigidas a los clientes y las que lo están a la competencia. ¿Y cómo es eso? Veámoslo con una pequeña definición:

  • Página para la competencia (técnica). Son características de empresas especializadas en las que es frecuente que se utilicen tecnicismos propios de la materia. Gracias a este lenguaje científico-técnico y profesional la empresa ve reforzada su profesionalidad en la medida que transmiten saber de qué están hablando. Sin embargo, no consiguen llegar al cliente final, que ni domina el lenguaje específico ni entiende mucho de lo que se está hablando. Solamente sabrá de qué estamos hablando una empresa que se dedique a lo mismo, y a no ser que busquemos una colaboración, sus visitas no nos interesarán para nada. Estamos trabajando, por así decirlo, para el enemigo.
  • Pagina para los clientes (divulgativa). Más propias de servicios menos específicos (por ejemplo, reformas en general). Hablan de conceptos cuya comprensión no reviste complejidad y pueden ser fácilmente entendidos por el público. Como regla general los clientes necesitan productos o servicios en los que no están especializados. Hablando con un lenguaje llano, el que utiliza nuestro cliente, conseguiremos llega a él y nuestro enfoque será un acierto.

La web de cualquier empresa o proyecto puede optar por cualquiera de las dos opciones. Aunque se trata de un esquema simplificado, el enfoque acertado es el que se dirige a nuestros clientes potenciales.

Un caso práctico

Estoy pensando en renovar mi cocina. Como no tengo muy claro lo que quiero ni lo que necesito lo primero que haré será buscar en Google términos como «cocinas» o «diseño cocinas». Una vez que me adentre un poco más en el tema, si he decidido no gastar mucho quizá me interese buscar algo más concreto como «cocinas formica». Será más complicado que busque «tablero hidrófugo recubierto de laminados estratificados» que aunque sea la forma de describir ese material de manera más acertada ni siquiera forma parte de mi vocabulario. Ponte en el lugar del cliente. ¿Cuántos llegarían a la página que utiliza la palabra clave «cocinas formica» y cuántas a «tablero hidrófugo recubierto de laminados estratificados»?

Ganar en visitas para ganar clientes

Como habrás deducido es realmente sencillo: piensa como pensaría tu cliente. Si fueras una persona no especializada que quisieras renovar tu cocina ¿qué términos utilizarías para buscar empresas que se dediquen a este tipo de reformas? Cuando utilizamos un lenguaje más cercano ganamos además cercanía con el cliente y empatía, un terreno importante. Un buen referente es la página de Apple. Al hablar del iPad mencionan un montón de características técnicas que pueden ser comprendidas por el usuario medio. Algunos consejos:

  • Habla a tus clientes como ellos te hablarían de lo que necesitan.
  • Utiliza un registro divulgativo, fácil de comprender sin ser un especialista (excepto si tu web se orienta a especialistas).
  • Cuando introduzcas un tecnicismo no olvides explicar su significado. Hazlo también de manera divulgativa, sin «insultar» la inteligencia del cliente.
  • Un lenguaje utilizado con acierto incrementará a medio plazo el número de nuevas visitas a tu web que si encuentran lo que buscan podrán llegar a ser posibles clientes.

En nuestra empresa la comunicación es un eje fundamental y podemos ayudarte a proyectar y organizar el contenido de tu web y la forma de dirigirte a tu público potencial con acierto. Realizamos además análisis de palabras clave para orientar tu web a unos mejores resultados. Contacta con nosotros y te asesoraremos sin compromiso.

Seguir leyendo

Primeros pasos para que nuestra web aparezca en los buscadores

Los tiempos lo dicen: la web es un elemento necesario para nuestra marca o negocio. Sin embargo, no es suficiente. Veámoslo con un ejemplo práctico. Imaginemos que regentamos un restaurante de comida italiana y que acabamos de lanzar nuestra web, estéticamente cuidada y con unos contenidos que nos parecen interesantes. Hablamos un poco de nuestra historia, nuestro modo de entender la cocina y de nuestra carta. Suena bien ¿verdad?.
A partir de aquí pueden pasar dos cosas:

  1. Que aún no estemos en Google. Luego veremos qué podemos hacer
  2. Qué estemos en Google, pero muy lejos de los primeros resultados.

Primeros pasos para aparecer en Google

Cuando nuestro sitio se demora un poco en aparecer en los resultados del buscador, puede ser buena idea decirle a Google que nuestra web existe y echarle una mano. Google pone a nuestra disposición la herramienta gratuita Webmaster Tools. Se trata de un sitio desde donde podemos registrar nuestra página web y subir nuestro árbol de contenidos con el fin de agilizar el proceso. No obstante, nunca hay plazos fijos y el buscador es el que tiene la última palabra. Pueden pasar entre 24 horas y una semana hasta que Google nos haga presentes en su motor de búsqueda. El mejor consejo es mantener la calma, y si se trata de un tema urgente recurrir al SEM.

Una vez registremos nuestra cuenta de Webmaster Tools y demos de alta nuestra web se nos pedirá una muestra de que nuestra web nos pertenece realmente y una vez pasado ese trámite podremos proceder a subir nuestro mapa de contenidos, también conocido como sitemap.xml. Si no tenemos muy claro qué es el sitemap o cómo podemos crearlo, no pasa nada. El hecho de dar de alta nuestra web es ya un paso importante para que Google indexe nuestro sitio y cree él su propio sitemap.

Un consejo para mejorar nuestro posición en Google

Imaginemos que nuestra web ya aparece en los resultados de búsqueda, aunque muy lejos de los primeros puestos. ¿Por qué ocurre esto? Según el INE el número de páginas en España supera ya los 3 millones. Por probabilidades muchas formarán parte de nuestra competencia ya que la mayoría de los negocios cuentan con una web propia. Pero además, tienen un punto más a su favor: han llegado primero. Por ello, todas esas páginas estarán mucho mejor posicionadas en los buscadores que nosotros que acabamos de llegar al haber sido  indexadas hace tiempo favoreciendo que el aumento de visitas históricas refuerce el posicionamiento de la propia web.

En cada búsqueda Google devuelve cientos de resultados de los cuales nos muestra 10 por página. Los usuarios no suelen superar la lectura de los 5 primeros resultados. Es aún más difícil que superen la primera página. No tenemos más que pensar en nuestros hábitos a la hora de hacer una búsqueda. Aparecer en la tercera página de resultados es lo más próximo a no aparecer. Pero no nos desanimemos, para cada caso hay una oportunidad. Más adelante veremos qué podemos hacer para mejorar ese posicionamiento para llegar a un público más amplio y poder conseguir así más clientes potenciales.

Un error típico

Uno de los errores más habituales que cometen los usuarios es no actualizar nada su sitio una vez que ha sido lanzado. Vemos cada día montones de páginas que llevan más de un año sin actualizarse o con una sección de noticias que se ha quedado en el «¡Estrenamos página web!». ¿Importa eso? Pues sí. Y mucho. Quizá tus clientes no entren muy a menudo, pero el robot de Google sí. Este revisará tu web con cierta regularidad y si percibe que la web está «abandonada» la penalizará dándole un peor posicionamiento. No se trata de nada personal, es más bien un mecanismo que entiende que los usuarios buscan siempre acceder a información más actualizada y tu web no lo está.
Del error, la primera solución: si quieres tener una web de éxito, donde además de tus preceptos puedas llegar a todo un público potencial, dinamízala, crea contenidos periódicos que hablen de tu negocio, de lo que interesa a tu cliente y podrás mejorar posiciones mucho más rápido de lo que piensas.

Seguir leyendo

La importancia de tener un buen árbol de contenidos

En nuestra última entrada hablábamos de cómo tener una web corporativa era más que un propósito de buenas intenciones. Nuestra experiencia nos dice que el hecho de crear una web no asegura en absoluto el éxito empresarial. Ni siquiera que vayamos a mejorar nuestra reputación online o posicionamiento, que algunas empresas se atreven a comprometer. Energía, ilusión y una buena dosis de tenacidad serán herramientas básicas para conseguir el éxito de nuestro proyecto.

Si ya has dado el «Sí, quiero» es el momento de ponerse manos a la obra con tu nueva web, y el primer paso es diseñar un árbol de contenidos.

Un buen árbol de contenidos para reforzar la navegabilidad de una pagina web

El primer paso que necesitamos dar al comenzar una web corporativa es decidir qué contenidos va a mostrar nuestra web, qué queremos contar al público. El modo más práctico de traducir esa información en algo tangible es crear un árbol donde los contenidos que albergará nuestra página se distribuyan jerárquicamente. La jerarquía es uno de los conceptos más importantes de una web. Tiene dos ventajas:

  • Optimiza la navegabilidad. Una web bien distribuida hace que nuestros usuarios lleguen a los contenidos que buscan en el menor número de clics posible. La forma más clara de traducir esta navegabilidad será haciendo que la mayoría o todas las páginas de la web sean accesibles desde un menú bien posicionado o de enlaces en el lugar preciso. Gracias a ese camino que le marcamos al usuario, este podrá llegar de forma sencilla y rápida a esa información solicitada.
  • Distribuye bien tus contenidos. Si la actividad de nuestra empresa se desarrolla en múltiples ámbitos es todavía más importante que los contenidos estén bien distribuidos. Clasificar la información de forma óptima y haciéndola accesible desde un menú principal sencillo (como el de esta página) o más complejo, como el que te mostramos en la imagen es fundamental.

Captura-de-pantalla-2015-03-02-a-las-15.14.38-900x423

Si el usuario necesita jugar al escondite para encontrar la información, es posible que le perdamos antes de dos o tres clics.

Una buena jerarquización supondrá, ademas de una experiencia de uso positiva que hará que nuestro usuario siga navegando por nuestra web más tiempo, un paso más hacia la conversión a ventas.

Un caso práctico de árbol de contenidos web

Imaginemos que vamos a crear la web para nuestro restaurante. Necesitaremos contar un poco de nuestra historia, de dónde estamos y de qué platos podrán los clientes degustar en nuestro establecimiento. Nuestro árbol de contenidos podría parecerse a esto:

  1. Portada del sitio / Home
  2. El restaurante
    1. Historia
    2. Instalaciones
  3. Nuestros platos
    1. Especialidades
    2. Nuestra carta
  4. Reservas y contacto

Una buena pista para comprobar si nuestro árbol de contenidos funciona es ponernos en el punto de vista de alguien externo y plantear qué camino seguiríamos para llegar a los contenidos que buscamos en nuestra web desde cualquier página sin necesidad de conocimientos previos sobre dónde se encuentran las cosas en ella. Por ejemplo, si queremos saber qué platos especiales se preparan seguiríamos la ruta «Nuestros platos» y al ver el desplegable haríamos clic en «Especialidades». Sólo hemos necesitado situar el ratón sobre la opción deseada y hacer un clic.

Una vez has proyectado la primera versión del árbol de contenidos de tu web, puede ser muy práctico revisar estos conceptos.

  • Reduce el número de clics. En una página bien construida el número de clics que el usuario necesitará realizar para llegar a los contenidos buscados deberá ser el menor posible. Una sección dentro de otra sección que a su vez se encuentra dentro de una tercera puede estar bien para impresionar a las visitas pero no tanto para que el usuario tenga la sensación de controlar la situación. Si la mayoría de los usuarios no consiguen llegar a lo que buscan a la primera nuestro árbol estará fallando. Y el usuario nos perdonará una vez o dos, pero a la tercera lo más probable es que esté visitando la siguiente página de su lista.Algo que parece tan evidente hizo en su día que una empresa como Amazon viera ampliada su cifra de ventas al reducir en un paso el proceso de compra de sus clientes. La mayoría de los usuarios entran en una web en búsqueda de información concreta y no visualizan más de dos o tres páginas de una web. Si no encuentran rápidamente lo que buscan, abandonarán tu sitio en unos pocos segundos.  
  • Sé breve y conciso. Internet es un entorno de lectura rápido. Escaneamos información, no leemos. No hace falta tener un montón de secciones. Si podemos concentrar en una misma página el contenidos de dos, mejor que mejor. Es preferible para el usuario una página de servicios resumida que cinco con cada servicio por separado: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Un árbol de contenidos es un buen paso previo a contactar con una empresa especializada en desarrollo web. Una visión más realista del proyecto nos ayuda a crear presupuestos más acordes a las necesidades del cliente, pero sobretodo a entender mejor sus necesidades y a ofrecerles soluciones específicas adecuadas.

Los contenidos de las páginas de nuestro árbol

Una vez tengas claro el árbol de contenidos de tu sitio web, es el momento de pensar qué contenidos y de que tipo tendrá cada sección. Se trata de un ejercicio práctico para ti y que también servirá de gran ayuda en fases posteriores de desarrollo. Por ejemplo:

  1. Portada del sitio / Home: Slider de imágenes con mensaje, servicios, últimas noticias con imagen, suscripción al boletín, contacto y redes sociales.
  2. El restaurante: Opción de menú, sin contenido.
    1. Historia: Texto e imágenes
    2. Instalaciones: Texto y galería de imágenes
  3. Nuestros platos
    1. Especialidades: Galería de imágenes clasificada en categorías en cuadrícula.
    2. Nuestra carta: Listado con categorías con texto e imágenes.
  4. Reservas y contacto: Sistema de reservas, enlace a contacto, mapa de Google y formulario.

Si has seguido estos pasos, no nos cabe duda de que ya dispondrás de un árbol de contenidos de tu web más que bueno. El siguiente paso consistirá en elaborar los contenidos de cada página. Si te parece complicado organizar la información en Amodo te ayudamos a diseñar el árbol de contenidos de tu web para que sea lo más eficaz posible para tus visitas. Y si este artículo te parece útil, agradecemos tus comentarios y dudas.

Seguir leyendo