Skip links

Metodología Design Thinking

Diseñamos poniendo al cliente en el centro de la estrategia para obtener resultados

¿Qué es el Design Thinking?

El Design Thinking es una metodología para el diseño de soluciones centradas en el cliente. Para ello da la vuelta a un modelo tradicional en el que un experto propone soluciones creativas en base a experiencia para comenzar el proceso con una fase de escucha activa de clientes, empatía y propuesta de soluciones a partir de los insights identificados.

Aplicando técnicas Design Thinking empresas que están en nuestro top-of-mind han conseguido conectar mejor con sus clientes aumentando sus cifras de ventas. Además esta metodología puede aplicarse a lo largo del customer journey porque todos los puntos de contacto con tus clientes pueden ser el foco de un proyecto de mejora de experiencia de cliente.

Metodología Design Thinking

Nuestro modelo de referencia es el del Instituto de Diseño de la Universidad de Stanford. En él se define todo un proceso que va desde la identificación del problema hasta la propuesta de soluciones. En función del alcance del proyecto y de los recursos disponibles cada una de estas fases tendrá una presencia variable.

Fijamos un objetivo

Ese objetivo es más que un «cómo» un «qué». Es decir, se detecta una necesidad o que algo no funciona tan bien como debería. Profundizamos en ello para definir esa necesidad y generar insights.

Empatizamos

Escuchando en primera persona lo que los usuarios conocen mejor que nadie: su experiencia. Realizamos entrevistas, encuestas y monitorizamos el comportamiento de los usuarios.

Definimos

Tras recopilar suficiente información estamos listos para concretar dónde debemos volcar nuestros esfuerzos, qué debemos solucionar. Por ejemplo, la percepción de que el proceso de venta es largo y tedioso.

Idear

Con dinámicas de generación de ideas buscamos soluciones innovadoras. Es un proceso participativo y enriquecedor para el equipo.

Prototipar

Las ideas comienzan a tomar forma y creamos algunos prototipos de baja resolución que nos ayuden a tener una primera toma de contacto con la solución. Por ejemplo, el diseño de un nuevo proceso de venta.

Testear

Con ayuda de voluntarios realizamos las primeras pruebas, en una fase temprana de desarrollo, para comprobar que la idea puede funcionar sin afectar a la inversión.

Iterar

La escucha activa es clave en un proceso de mejora continua. Los usuarios evolucionan y también sus necesidades. Iterar es responder a tiempo.

¿Para qué tipos de proyecto está pensada la metodología Design Thinking?

Cualquier proyecto que necesite creatividad es una buena oportunidad para utilizar esta metodología. No es necesario que tengas un equipo especialmente creativo. Lo que haremos te ayudará a sacar lo mejor de cada participante.

Proyectos de diseño web y aplicaciones móviles

Alineando los objetivos de tus canales digitales con las expectativas de tus usuarios y clientes. No sólo alejarás la incertidumbre sino que reforzarás tu impacto de marca. Los consumidores están dispuestos a apostar por aquellas marcas en las que se sientes escuchados.

Experiencia en tiendas y puntos de venta físicos

Poniendo en foco en la experiencia que viven tus clientes de retail. Desde la ubicación de los productos a la iluminación o los procesos de checkout. Detectamos qué puntos de proceso generan incertidumbres y trabajamos de forma creativa para darles la vuelta.

Optimización del customer journey

Mediante la escucha activa podemos detectar puntos de dolor que no están reflejados en las métricas, que pueden afectar a la experiencia de tus clientes y que no detectarías de otro modo. Identificarlos es el punto de partida hacia una mejor experiencia.

¿Tienes un proyecto?

Cuéntanoslo, nos encantará conocerlo. Escríbenos y muy pronto nos pondremos en contacto contigo.

Si lo prefieres, puedes escribirnos a [email protected]